El concepto de Disciplina.

El término disciplina básicamente significa “aprender”: La palabra “Disciplina”, proviene del Latín discipulus y significa la acción de imponer un orden necesario para generar un aprendizaje; es la misma raíz de los términos “docente”, “discente” “díscolo” (quien no tiene disciplina), de “Discípulo”, que es quien se somete a la disciplina para lograr un aprendizaje.

Como puede observarse fácilmente, la disciplina tiene dos implicaciones básicas en su naturaleza:

1) la disciplina, no es una herramienta innata en el ser humano -no nacemos disciplinados-  2) La disciplina obedece la ley psicológica que explica todo tipo de aprendizaje en el ser humano en el sentido de la posibilidad de la apropiación: “ley del doble efecto” (Vygotsky 1979 ):  todo aprendizaje se forma dos veces; la primera aparece como resultado de la educación y aprendizaje social (dimensión inter psicológica), la segunda como internalización de los productos de la educación social, convirtiéndose en elementos de la propia mentalidad y comportamiento (dimensión intra psicológica), es decir, es resultado de una acción más voluntaria (convencimiento) del sujeto de cuyo efecto integra a su propio sistema psicológico un nuevo contenido, y una competencia asociada.

En su definición pragmática (practica), por disciplina entendemos tanto un acto y una actitud en el sentido de realizar lo necesario para lograr un propósito, sin importar los elementos psicológicos o emocionales que el sujeto pueda experimentar,  posponiendo la satisfacción de deseos o necesidades inmediatas con arreglo a objetivos más elevados  desde la inteligencia y voluntad del sujeto.

MDPI. M. Efraín Miranda Castañeda.